Homepage

 

 

In Memoriam:

Francisco Comarazamy, una leyenda que perdurará en el periodismo dominicano y latinoamericano

 

SANTO DOMINGO, República Dominicana, Agosto 5 2012.— Francisco Comarazamy, “el viejo roble del periodismo” falleció este domingo.

 

El era el padre del Coordinador de la Comisión de Prensa y Medios de Comunicación de la Confederación Norceca, Roosevelt Comarazamy, quien también se desempeña como delegado de Prensa de la FIVB.

 

El señor Francisco Comarazamy se encontraba a tan sólo unos cuantos meses de celebrar su cumpleaños número 104 en su casa en el ensanche Naco, en la ciudad de Santo Domingo.

 

Por 80 años el fue testigo de la historia de su país natal y también se convirtió en una leyenda de los medios.  Contaba con cien años de edad y todavía acostumbraba escribir una columna para el “Listin Diario”, periódico en el que sirvió como Ayudante del Director, Subdirector, Director y Vicepresidente Editorial.

 

Su conocimiento y pasión tanto por la literatura como por el periodismo fueron clave en la formación de nuevas generaciones de profesionales de los medios, al trabajar como profesor de periodismo en la Universidad Central del Este.

 

En casi todos los periódicos en la República Dominicana como “La opinión”, “Diario de Macoris”, “La Nación”, “El Mundo” y “El Caribe”, el nombre de Francisco Comarazamy era una auténtica referencia.

 

El trabajó en todos ellos y fue además de los fundadores de “El Caribe” en 1948. También se desempeñó como miembro del cuerpo diplomático en el Consulado Dominicano en San Juan, Puerto Rico, desempeñándose como agregado de prensa durante cuatro años (1948-1952).

 

“Don Coma”, otra manera de la que era conocido, también escribió varios libros como “Experiencias de un periodista”, “Comentarios de libros Dominicanos”, “Más comentarios de libros Dominicanos”,  y “San Pedro de Macoris. Memorias”.

 

En este último retrata la vida en la ciudad donde nació, San Pedro de Macoris, y donde también tuvo su primer trabajo como periodista en las primeras décadas del siglo XX.

 

Junto con sus libros, el recibió también muchos premios, reconocimientos y condecoraciones como el Canoabo de Oro, la Orden de Duarte, Sánchez y Mella, al igual que la Estrella Brillante de China y el Mérito de Corea.

 

Con su esposa Aura Estela Medina,  quien murió en 1987, procreó tres hijos: Francisco, Daniel y Roosevelt. Don Francisco Comarazamy falleció mientras era llevado por uno de sus hijos a la Clínica Corazones Unidos, en la capital dominicana.

 

Su longeva carrera fue un ejemplo de perseverancia y trabajo duro, que permanecerá como un legado duradero. ¡Descanse en Paz!