homepage

 

 

Largo viaje gana recompensas para santalucianos

 

MYSLOWICE, Polonia, 8 de junio 2013 - Es un largo camino desde las soleadas playas del Caribe a las canchas del sur de Polonia, donde el Campeonato inaugural de Voleibol de Playa FIVB Sub-23 se está llevando a cabo, pero eso no ha impedido a los dos representantes de Santa Lucía hacer historia como los dos primeros jugadores de su país en competir en unos campeonatos mundiales FIVB de grupos de edad.

 

Julian Bissette y Gillan Octave son los dos jugadores que representan a la nación isla de 176,000 habitantes y si bien pueden haber viajado a casi 10.000 kilómetros para llegar a Myslowice, no tienen duda de lo que significa su participación.

 

"Es el primer torneo mundial para los dos y nuestro país," dijo Bissette. "El torneo es muy difícil porque tienes 32 equipos, mientras que en la gira NORCECA tiene 16 equipos y no tienes mucho tiempo para estudiar a tus oponentes, ya que juegas tus partidos, mientras ellos están jugando sus juegos."

 

Regulares NORCECA

 

"Hasta ahora hemos visto a los jugadores de todas partes del mundo y realmente no se puede ser mejor que eso", agregó Octave.

 

Bissete y Octave son habituales en el Tour NORCECA y fue a través de su clasificación en quinto lugar que ganaron su lugar en Myslowice. Ellos jugaron una gran variedad de deportes en su juventud antes de tomar el voleibol a los 17 años y a partir de ahí se trasladaron a voleibol de playa hace dos años.

 

Para llegar al torneo que tenían que volar durante tres horas a la costa este de Estados Unidos, donde tomaron un vuelo de nueve horas a Varsovia, la capital de Polonia. Desde allí tomaron un tren por otras tres horas, pero a pesar de la duración, sabían que era el viaje de su vida.

 

"No importa lo incómodo que estuviéramos, estábamos llegando a un Campeonato Mundial y no había nada para amortiguar nuestros espíritus. Estamos llegando a un campeonato del mundo, estamos llegando a un campeonato mundial, y fue sólo un caso de reproducir eso una y otra vez en nuestras cabezas", dijo Octave.

 

"Es un caso de venir aquí y representar duro y dejar que todo el mundo sepa que Santa Lucía no es sólo un lugar donde usted puede ir y tumbarse en la playa, usted puede venir y también ser derrotado en las playas."

 

Revolución de Voleibol de Playa

La pareja tiene un entrenador de Brasil, Joao Carlos y la esperanza es que con sus sabios consejos y el programa de desarrollo en marcha en casa se pueda conducir a la revolución de voleibol de playa en el Caribe.

 

"No hay mejor lugar para ver dónde necesitamos estar que el escenario mundial y ahora hemos probado el gusto", dijo Octave.

 

"Tenemos un par de chicos jóvenes de vuelta a casa también, mi amigo aquí tiene 22 años, tengo 21 y hay algunos de 16 y 17 años de edad allá en casa que están subiendo, por lo que esta no es la última vez que van a ver a Santa Lucia aquí".