Back News

 

 

   

Técnicos cubanos optimistas sobre potencial joven

 

LA HABANA, Cuba, 14 de febrero de 2017 - El equipo técnico del programa nacional de hombres de Cuba se muestra optimista con la invicta actuación contra el equipo Sub-23 de Japón en seis partidos amistosos -tres oficiales- en diferentes ciudades cubanas.

 

El entrenador en jefe Nicolás Vives se mostró satisfecho con el rendimiento general del grupo teniendo en cuenta la temprana edad de la mayoría de los jugadores. Sin embargo, admitió la necesidad de seguir trabajando duro con la disciplina.

 

"Cumplieron sus objetivos, especialmente en el bloqueo y el ataque, y hemos mejorado nuestras dificultades con la recepción de servicios flotantes, aunque esas deficiencias todavía prevalecen", dijo Vives.

 

Trabajando junto a sus asistentes Yosvani Muñoz y Ángel González con el valioso asesoramiento del veterano Justo Morales, priorizó la apertura de cada partido con la alineación de la Sub-21 ya que el objetivo principal es conseguir un boleto para el campeonato mundial por edad en la próxima Copa Panamericana en Canadá del 14 al 22 de mayo.

 

"Los atletas de la Sub-19 y el equipo mayor también jugaron mientras todo el mundo se está preparando para la Copa Panamericana intercontinental que ofrece puestos para la Liga 2018 de la FIVB", agregó Vives. "No sólo trabajamos en la parte física y técnica, sino también en la garra mental que siempre fue una marca registrada del voleibol cubano".

 

Vives, que tuvo una larga carrera como preparador admitió que sus alumnos son todavía muy jóvenes y también han estado juntos por un corto período de tiempo, pero también elogió su gran potencial para el deporte.

 

"El cambio de ambiente para los tres partidos oficiales después de meses de entrenamiento en la escuela nacional causó errores inmaduros debido a la joven edad, pero es muy positivo salir de la rutina y enfrentar a opositores como los japoneses que estuvieron mejorando su nivel con cada partido", comentó.

 

Elogió el trabajo del atacante Marlon Yang, un chico de 15 años de edad de 2.00 metros de altura con un futuro brillante, así como el explosivo atacante Miguel Ángel López, de 19 años, y los centrales Javier Concepción y José Massó, que también tienen 19 años.

 

Él también alternó los acomodadores Livan Taboada, que es un novato con sólo cuatro meses en el campo de entrenamiento, y el más experimentado olímpico Adrian Goide.